STADA Health Report 2019: El futuro de tu salud

15/05/2019

La mitad de los europeos están preparados para el “Dr. Robot” y se visitarían a través de una webcam.

Berlín (Alemania), 15 de mayo de 2019. El 56% de los europeos se sometería a una cirugía con el "Dr. Robot" y el 54% se visitaría con su médico de cabecera a través de webcam. Estos son dos de los resultados más significativos que recoge el estudio STADA Health Report 2019, un estudio que, bajo la consigna de “El Futuro de tu Salud”, ha realizado 18.000 encuestas en nueve países europeos. El informe también muestra que 4 de cada 5 europeos se someterían a una prueba genética y el 38% estaría dispuesto a implantarse un biosensor. Observando los resultados con detalle aparecen curiosas diferencias entre los distintos países. ¿Quién está más preparado para el futuro de la salud?

“STADA se complace en compartir los resultados de nuestro quinto Health Report. Un estudio lleno de nuevas ideas y conceptos que nos ayudarán a comprender las tendencias y percepciones de pacientes y profesionales de la salud para atender todavía mejor sus necesidades en el futuro. Un refuerzo al compromiso de STADA como interlocutor de confianza en lo relativo a asuntos sanitarios en Europa.", señala Peter Goldschmidt, CEO de STADA Arzneimittel AG.

Alrededor de 2.000 personas de Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Polonia, Rusia, Serbia, España y el Reino Unido, con edades comprendidas entre los 18 y los 99 años, aportaron su opinión sobre el futuro de algunos temas relacionados con la salud en este estudio. Realizado por el instituto de investigación de mercados Kantar Health para STADA Arzneimittel AG, ha sido presentado hoy en una conferencia de prensa internacional en Berlín.

“EL DR. ROBOT LE VERÁ AHORA”

El estudio muestra un resultado significativo: la cirugía asistida por robots ya no se trata de una visión únicamente de futuro puesto que ya confiamos en ellos para un gran número de procedimientos. Una observación interesante para empezar: El 56% de los europeos estarían dispuestos a que les operara un robot. En este sentido, la población masculina está más abierta a la cirugía robótica que las mujeres. Al 63% de los hombres no les importaría ser atendidos por el "Dr. Robot" en comparación con solo el 49% de las mujeres. Sorprendentemente, las personas mayores de 50 años (61%) están más abiertas a la cirugía robótica que los menores de 35 años (50%). En comparación con Italia, donde el 66% se sometería al bisturí de un robot, la población serbia es más cautelosa con estos avances quirúrgicos innovadores (45%).

Cuando se trata de una consulta cara a cara, el ahorro de tiempo y la comodidad resultan de vital importancia para los rusos: casi el 70% de la población de este país estaría dispuesto a recibir la visita del médico de cabecera a través de una webcam, mientras que el promedio europeo se encuentra en el 54%. Los belgas son los más escépticos (37%): la mayoría de ellos prefiere la interacción real con su médico.

LAS PRUEBAS GENÉTICAS SORPRENDENTEMENTE POPULARES, A PESAR DE LAS LAGUNAS SOBRE SU CONOCIMIENTO

No hace falta decir que el futuro ofrece a la medicina una gran oportunidad para avanzar. El 53% de los encuestados está convencido de que, gracias al progreso científico, podremos curar distintas enfermedades. Y la mayoría de los europeos están a favor de adoptar estos nuevos avances médicos: el 81% se realizaría un test genético si su médico así se lo sugiriera. Con el 88%, los polacos están entre los más propensos a permitir estas nuevas técnicas médicas. Al mismo tiempo, sólo el 24% de los europeos sabe lo que puede detectar realmente un test genético y es consciente de que la expectativa de vida exacta de una persona no está entre esas cosas. Las lagunas de conocimiento más importantes con respecto a las pruebas genéticas se observan en Italia, donde sólo el 17% de las personas encuestadas respondieron correctamente; mientras tanto, los británicos se encuentran entre los más informados (28%) sobre este tema.

La monitorización de la salud por medio de un biosensor parece no convencer mucho a los europeos: únicamente el 38% estaría dispuesto a permitir que se le implante esta tecnología en el cuerpo. Los alemanes se encuentran entre los más escépticos: el 71% de ellos no estaría dispuesto a colocarse este implante. En todo el continente, los hombres suelen ser menos aprensivos que las mujeres con respecto a las herramientas de monitorización invasivas.

UN VISTAZO AL FUTURO

Buenas noticias: el 53% de los europeos es optimista sobre el futuro de la salud. El líder del entusiasmo es España, donde el 62% de los encuestados expresa que no tienen motivos para preocuparse por la salud en el futuro. Sus vecinos del norte, los franceses, se sitúan en el extremo opuesto, con sólo el 44%. Las razones de este escepticismo incluyen el temor a los problemas ambientales y sociales (22%), así como una disminución en la calidad de la atención médica debido a la digitalización (3%).

Aparte de la aprensión hacia los avances médicos más invasivos y digitales, los europeos mantienen en general una actitud abierta sobre los asuntos del futuro relacionados con la salud. La tarea más importante para el sector médico será abordar todas estas inquietudes para que toda Europa pueda mirar con confianza el futuro de la salud. Sven Gábor Jánszky, experto en tendencias, señala que la humanidad tiene motivos para sentirse optimista: “El futuro de la salud está impulsado por los datos. Esto no es un ningún secreto ya que la monitorización en tiempo real ya está disponible y se aplica a una gran variedad de cuestiones en todo el mundo. Usar esta tecnología para optimizar la medicina y el cuerpo será el negocio más prometedor tanto en términos de impacto humano como beneficio empresarial en los próximos años, y está previsto que ocurra en 2025”.

Más información: https://www.yourhealth.stada/

 

 Descargar nota de prensa

 Descargar informe STADA Health Report